lunes, 31 de enero de 2005

Sin fronteras (Carta al Doctor)

-o delirio verborrágico y doloroso ante el vacío generado por la ausencia del que se fue-

Doctor.... la verdad es que entre usted y yo han sucedido cosas.... cosas que -imagino- usted y yo debemos percibir de manera diferente.... de manera muy diferente, seguro.... O quizás no. Quizás solamente yo tengo el coraje de sentir cosas que usted dice que no existen y por tal, como sería ilógico que usted sintiera cosas en las que no cree, -o cosas que cree que no existen-, su racionalidad hace que usted crea que no las siente, o que las racionalice y las convierta en otra cosa, o quizás nada de eso.... quizás simple y sencillamente usted realmente no las siente. Dichoso usted. O no.... porque en realidad creo que se está perdiendo de lo más maravilloso de la vida, pero en fin.... como cree que no existe, ni siquiera se da cuenta de lo que se está perdiendo, así que de todas formas.... dichoso usted. Dichoso usted puesto que seguramente usted ha vuelto a su lugar, ha vuelto a su rutina, ha vuelto a sus olores, a sus sabores cotidianos, y quizás no ha reparado -o no ha podido reparar- en el detalle de que yo no estoy ahí. Esa es la ventaja de los que se van, siempre lo dije. Quizás usted no ha reparado en mi ausencia por la sencilla razón de que en su vida cotidiana mi presencia nunca existió. Nunca formé parte de su paisaje, ni de su entorno; nunca estuve ahí cuando usted despertaba en las mañanas para ir a trabajar, nunca dormí en su cama, nunca dejé mi rastro tibio en su colchón, ni en su casa, ni en su lugar.... -ni en ningún lado, estimo yo-. Es por ésto, -porque usted entró en mi vida y yo no en la suya-, que intuyo que yo no estoy en sus recuerdos de la misma forma que usted esta en los míos. Porque usted, Doctor, -debo confesarle-, se habrá ido de mi cama, de mi casa, de mi presencia e incluso de mi pueblo, pero desgraciadamente, o quizás no, -porque sentir nunca es en vano-, no se ha ido de mis pensamientos.... y ni que hablar de mis recuerdos. Por fortuna, pensamientos y recuerdos coinciden bastante en tiempo y forma, lo que indica que, aún, se trata solo de recuerdos y no ya de sueños. No es que no quiera yo soñar con usted, puesto que estoy segura sería usted un protagonista formidable, -ya lo creo-, pero sé, que si me internara en el ensueño de la fantasía onírica consciente, ni siquiera todas sus habilidades como Doctor alcanzarían para curarme. Quiero aclararle que no es que sienta yo gran cosa.... no es que mi vida haya cambiado radicalmente desde el momento en que lo conocí, no, no es nada de eso...., simplemente recuerdo las cosas que entre usted y yo han sucedido, las rememoro, las revivo, y algunas veces, -solo algunas veces-, siento que quizás puede haber pasado, -pero no estoy segura-, que entre usted y yo, -tal vez por algunos instantes y solo por algunos instantes-, las fronteras no existieron.... y ojalá pudiera yo explicarle con palabras simples a que me refiero con que las fronteras no existieron.... Me refiero a cuando dos cuerpos se reconocen, cuando las manos acarician la piel como si la conocieran desde siempre, cuando la geografía es familiar, cuando el cuerpo no tiene rincones oscuros para el otro, cuando el aliento del otro es aire suficiente para uno, cuando se mezclan, se confunden -se funden- los olores, los sudores, los latidos, los sabores.... los sentidos.... los cuerpos.... las fronteras.... Me refiero a eso que usted dice que no existe, y que yo creo que sí existe -aunque usted lo niegue y se resista-. Existe.... cada vez que dos cuerpos se gozan porque quieren, cada vez que los ojos ven más allá de la mirada, cada vez que el aliento se contiene o el corazón se hincha al sentir al otro, cada vez que alguien se entrega.... cada vez.... que alguien se entrega.... Cada vez que dos se entregan.... No es fácil, tengo que reconocerle eso.... porque no es fácil.... pero tampoco imposible.... y existe, y sucede. No me refiero a la utópica idea del para siempre, ni a la incondicionalidad que requiere el sacramento, ni al sacrificio de uno por el bienestar del otro...., no...., me refiero a esos pequeños instantes en que dos personas se encuentran, se reconocen, se entregan, se abren, se sienten, se funden.... Es verdad. No siempre ocurre. No siempre pasa que dos que comparten el placer carnal, el desborde de las ganas, el goce apurado.... conozcan el milagro de ser uno, sin fronteras. Todo lo que le puedo asegurar, y con esto me despido, es que, no sé usted.... pero yo.... -esta vez- mis fronteras.... seguro las perdí....

viernes, 28 de enero de 2005

Too Much is not Enough

Había entrado a ver si algo me llamaba desde el escaparate.
A la hora me había probado ya ocho remeras y ninguna me servía -cuando servir se traduce en escote suficiente como para ver casi hasta donde la geografía cambia de color, y no demasiada transparencia para solo sospechar ese accidente, o confirmarlo cuando hace frío.... o el roce descuidado lo desvela-.
Siempre me pasa lo mismo -en los shoppings y en la vida-.... o no encuentro nada o encuentro todo.
Cuando entendí que la nada ya la había encontrado decidí que podía seguir con los zapatos -objetos de un fetiche en mí de intensidad descomunal-.
Iba mirando distraída, casi abúlica ya, cuando unas sandalias de Saverio Di Ricci me hicieron una guiñadita de ojos desde el fondo.... Eran perfectas.... el diseño, las formas, los colores, las texturas, los brillos, los mates, el sentido.... el significado.... el significante.... Las saboreé en la boca y en el cuerpo, en la superficie y en las profundidades.
Sé que no les voy a hacer justicia con la descripción.... -y aunque se las hiciera, lo fascinante era la excitación, el temblor, las ganas, el deseo.... ((Si. El fetiche es de una intensidad descomunal.))-
Dos tiritas rosadas repletas de strasses cuadrados brillantes armaban una especie de ojotas de taco alto -plateado-, con todo el borde en leopardo y en la planta un bordado de dos rosas rojas entrelazadas y la leyenda Too Much is not Enough sobre un fondo de lamé plateado.
Tenía que tenerlas!!!!
Too Much is not Enough.... -es la historia de mi vida, pensé-. Había encontrado todo.

El psicoanálisis freudiando es maravilloso cuando llegás a ese punto en el que vislumbrás el hilo plateado que encadena sucesos y sensaciones. Cuando te cae una ficha, y después otra, y otra, y otra más.... y de repente sos el ganador del mejor jackpot de tragamonedas en Las Vegas. Se escucha el tín tín tín de las moneditas cayendo, las sirenas aullando, y las luces de colores.... Es como la sensación del orgasmo múltiple.... cuando el final de uno se funde en el inicio de otro y el final de ese otro se funde en otro más y en otro y otro.... hasta que el aire no te entra más en los pulmones, la boca se seca de todas esas recientes humedades y el corazón te explota y la sangre te galopa por el cuerpo a borbotones espesos y calientes....

Too Much is not Enough.... Dí la frase mil veces vuelta en mi cabeza. La puse como nick en el messenger -la saqué-; la dije, la hablé, la comenté con gente; la desmembré y la analicé; la traduje entera, palabra por palabra -las busqué en el diccionario-; la escribí en un papel -lo hice un bollo-, la escribí otra vez.... Yo sabía que me estaba diciendo algo más.
Hoy lo comprendí.
Cuando en el messenger me puse como nick La vida me sonríe.... y yo no pienso quedarme atrás!!!! entendí que había conocido el suficiente -de ahí venía....-.
Tuve el orgasmo múltiple -todavía lo estoy teniendo-. Estoy escuchando el tín tín tín y las sirenas y las luces, mientras gimo ahogadamente y trato de no perder el aire.

Siempre había dependido de mí, (y no). La fórmula era tan simple....
Había tenido too much tantas veces y nunca había sido suficiente. Me daba bronca sentir que, irónicamente, el dicho me calzara tan bien (sintáctica y semánticamente) cuando no había una que me calzara.... (o alzara? o cansara? o alcanzara????) La guiñadita de mis Saverio me lo confirmaban. Too much no era enough porque yo no quería -porque no lo permitía-. Quería estar siempre en control. No sabía como no estarlo.... Necesitaba estar en control. On top. Jerárquica, estratégica, espacial y físicamente. Siempre Yo.
-Dejate.... dijo mi psicoanalísta, o tenés miedo que te guste?
-Mierda! Claro que tengo miedo que me guste....
Dejarme, ceder, entregar, entregarme.... perderme en el mar de mis ganas. Permitirme el goce. Permitirme lo que quiera.
Permitirme el goce de permitirme lo que quiera!
Como mis Saverio, que, por analogía, son para mí como los Manolos para Carrie en ese genial capítulo de Sex and the City que hace apología de mi fetichismo: Una mujer merece tener los zapatos que son objeto de su deseo, -sobre todo siendo una mujer soltera de 30.... porque hay que serlo, eh! y se necesitan buenos zapatos.... el que crea que miento que se ponga en los míos, a ver que me cuenta-.

Señor psicoanalísta.... me curé! Hoy.... me dejé y me gustó!
La vida me sonríe.... y yo no pienso quedarme atrás!!!! Que hago ahora con mis Saverio?

Parafraseémos.... A partir de ahora: Enough is enough.

miércoles, 26 de enero de 2005

La Solución Perfecta

Pasé mucho tiempo sin escribir.
Enfrentarme con la hoja en blanco me genera una especie de parálisis neuronal difícil de remontar si no tengo una idea brillante - cualquier interpretación psicológica puede ser veloz y brutalmente desestimada -.
:o)
A pesar de todo, mis delirios de escritora me llevaron una y otra vez a enfrentarme con esa superficie desafiante.... (Confieso que no siempre pude salir airosa del duelo.)
No siempre pude desenmarañar las ideas para plasmarlas en el papel y lograr que expresaran al menos someramente lo que pensaba.... Cuando la tinta se retorcía en garabatos las palabras ya no tenían esa intensidad, esa profundidad, esa velocidad de los pensamientos.
No decían lo que quería decir!!!!
Le eché la culpa a la hoja en blanco - inmancillable - y me quedé sin palabras -escritas.... porque en mi cabeza seguía girando el torbellino -.
Después de mucho tiempo, de manos de una
amiga (gracias!), creo haber encontrado la solución perfecta.
Los blogs.... La superficie blanca no es tan pura como la hoja en blanco.... Puedo escribir y borrar, cortar, pegar, cambiar colores, letras y tamaños.... tiene feedback online y la publicación es automática....
Genial!
Todavía me queda tanto por decir....