jueves, 4 de junio de 2009

Mis piernas serán tu dársena

y te anclarás a mis ganas
cómo un barco a la deriva
que llega a buen puerto
          después de la tormenta.