miércoles, 12 de octubre de 2011

Tus dos dedos

delinean                    inesperamente
un camino húmedo e inverso

entre mi valle
                              y tus montañas..